fbpx
ES EN
ES EN
La nueva carrera espacial, el sector privado se toma el espacio.
Tierra Espacio Luz De Sol Rayos Amanecer carrera espacial
Entre 1955 y 1975 se desarrolló lo que se conoció como la carrera espacial. Estados Unidos y la Unión Soviética libraron una batalla por la “conquista” del espacio. Satélites, animales en el espacio, el primer astronauta y la llegada del hombre a la luna fueron algunos de los principales hitos de una carrera que escondía a simple vista objetivos militares y que enfrentaba a las dos potencias por el espacio, la tierra, el aire y sus modelos económicos en el marco de la guerra fría. Hoy en 2022 el panorama es diferente aunque nos hace sentir como si estuviéramos reviviendo el pasado. Nuevamente vemos como Rusia y Estados Unidos son protagonistas del espacio, aunque ahora hay muchos más actores involucrados: China, Europa occidental, y principalmente esfuerzos y capitales privados de grandes empresas que ven en el espacio, la luna, marte y más allá, el foco del desarrollo y “enfrentamiento” por una nueva versión de la carrera espacial. La Nasa, Roscosmos, ESA, CNSA, SpaceX, Blue Origin, Rocket Lab y ULA son solo algunos de los actores tradicionales y nuevos que tienen en el espacio la nueva frontera del desarrollo de la humanidad y de los negocios. El turismo, las aplicaciones militares, científicas, el internet global, el transporte mundial de personas y productos en fracciones de tiempo, la humanidad como especie multi planetaria, el origen del universo y la búsqueda de vida extraterrestre son los principales objetivos por los que gobiernos y empresas están compitiendo con un impulso como no se veía desde finales de los años 60 o incluso superior.

Salto tecnológico, nuevos negocios y la competencia.

A la primera carrera espacial tenemos que agradecerle muchos de los desarrollos que disfrutamos hoy en día. Los avances en ciencia y tecnología derivados de la exploración espacial son incontables. Las primeras prótesis, los termómetros infrarrojos, los implantes cocleares para mejorar o recuperar la audición, se inspiraron en y/o desarrollaron a partir de proyectos de agencias espaciales. El GPS, la climatología, la purificación del aire y agua, la realidad virtual, los scanners CAT y MRI, los zapatos deportivos, los auriculares inalámbricos, el IOT, los estándares de seguridad alimentaria y las tecnologías derivadas como el secado en frío, el empacado al vacío, entre otras. También la leche en polvo para bebés, los detectores de humo, la bomba de insulina, los paneles solares, los equipos multifuncionales de gimnasios, el computador portátil, el mouse, entre otros, y la lista podría continuar casi que interminablemente. Una meta ambiciosa sumada a la competencia y la posibilidad de abrir el espacio a desarrollos privados de todo el mundo nos hacen pensar que estamos ante una fuente inagotable de innovaciones y desarrollos que impactarán todas las industrias. Más que una carrera de multimillonarios “locos”, se trata de inspirar a la humanidad, de retar el status quo y de dar un nuevo salto a la especie. Las oportunidades derivadas de la nueva carrera espacial apenas están iniciando. El mercado espacial alcanzó los $337 billones de dólares en 2021 y se espera que crezca un 74% para 2030. A diferencia del pasado, el 82% de este mercado está enfocado en el uso comercial, mientras que el uso militar y de gobierno aportan un 9% cada uno, según cifras de Euroconsult. El interés del sector privado por el espacio y sus derivados está en pleno auge y tiende a crecer cada vez más. El turismo espacial y el internet satelital  Los primeros impactos tangibles que ya podemos ver hoy están en las nuevas empresas que surgen para abordar dos mercados nacientes. El internet satelital promete romper las barreras de la movilidad global haciendo asequible la conectividad desde cualquier lugar del mundo bajo un solo servicio de calidad y con alta confiabilidad. Romper las limitaciones de la infraestructura física, cables submarinos, redes y torres terrestres. Así mismo el turismo espacial empieza a tener sus primeras aplicaciones reales. Muchas empresas ven en el espacio el más llamativo de los destinos turísticos. Los modelos actuales son para una muy pequeña élite con precios demasiado costosos para la mayoría del mundo, sin embargo el desarrollo constante y la competencia terminarán por democratizar y hacer accesible este tipo de iniciativas y/o a desarrollar tecnologías, productos y servicios modificables.

t#lab. ideas

El creciente interés mundial por los desarrollos espaciales, la inspiración detrás de los retos que nos unen como especie, llegar más lejos, descubrir nuevas fronteras, nuevos planetas, nuevas tecnologías, nuevas industrias, nuevos materiales, nueva vida, o el origen mismo del universo son los motores que impulsan la nueva carrera espacial. En t#lab vemos en el espacio una fuente inagotable de inspiración y desarrollo de la especie humana y por ende de productos, servicios y modelos de negocio que están aún por descubrir. ¿Cuál es tu principal fuente de inspiración? ¿Cómo puedes desarrollar productos y servicios que impulsen el desarrollo de la especie humana en la frontera del espacio? ¿Cuáles usos terrenales le podrías dar a los más recientes desarrollos espaciales
comparte
comparte

Quieres saber más y conocer nuestras herramientas y metodologías de Relacionamiento profesional

Email

Quieres saber más y conocer nuestras herramientas y metodologías de Relacionamiento profesional

Email